«After having my second child here I told my midwife, Laura, that I think I want to be a midwife. That’s what I’m working toward. It’s my dream. I think it’s because of the experience I had here that really channeled me to that career path.»

Chidera Osuji

Paciente de Salud Maternal e Infantil y voluntaria de Hospital Highland

Mi hijo menor es Lincoln. Lo tuve aquí hace cuatro meses, es muy lindo y un bebé grande. Está creciendo muy bien. Mi primero, Donald, tiene 3 años, y Oscar tiene 21 meses. Yo nací en Nigeria. Tuve a mi primer hijo allá antes de mudarme a los Estados Unidos.

Nunca había oído de CenteringPregnancy, pero estoy dispuesta a aprender nuevas cosas. Después de la primera clase, ya estaba anhelando el siguiente mes. En el grupo del Centro nos enseñaron mucho sobre qué esperar, lo que íbamos a experimentar, y qué hacer cuando ocurriera. Me hizo estar más relajada y cómoda.

Ahora tengo amigas que todavía lo son de aquel grupo del Centro. Hablamos casi todos los días. Estamos allí la una para la otra.

Soy optometrista. Vine a los Estados Unidos y no podía ejercer mi profesión. Después de tener a mi segundo hijo aquí, le dije a mi partera, Laura, que creía que deseaba ser partera. Eso es hacia lo que estoy trabajando. Es mi sueño. Creo que la experiencia que tuve aquí me encaminó a esa carrera.

Estoy de voluntaria aquí en la sala de parto y alumbramiento por un año porque lo necesito para para ser admitida al colegio y realizar mi maestría y partería. Esa fue la razón mayor, pero cuando comencé me di cuenta de que ser voluntaria no es solo por los beneficios o porque lo necesita, al final uno termina ayudando a personas. Me da gozo. Después de cuatro horas me voy a casa feliz por que he puesto una sonrisa en la cara de muchas personas.

A todas las madres embarazadas y sus familias quienes están buscando dónde dar a luz, les digo que Highland es el lugar.  Aquí es donde recibe amor completo, cuidado completo, atención, y paz mental.

Lea la siguiente historia